HISTORIA 

Piedra de Luna nació de la búsqueda de luz en un momento de caos; nace en medio de una pandemia, ofreciendo iluminar a las personas, brindándoles equilibrio energético y sensaciones de calma y armonía.

Comienza como un proyecto experimental en la cocina de una casa y hasta el día de hoy se mantiene en crecimiento, buscando llegar a ser una de las marcas de velas favoritas del público.

En la familia Piedra de Luna sabemos que las personas tenemos la capacidad de crear nuestra propia realidad y con nuestras velas buscamos dar inicio a intenciones que puedan ayudar a nuestros clientes a decretar y a cultivar nuevos panoramas, de la mano de un elemento decorativo y armonioso que proyecta paz y calidez solo con encenderse.  

Parte esencial de nuestra ideología es el amor a la madre tierra, es por eso que trabajamos con materiales ecológicos, como lo es la cera de soya, la cual es de origen vegetal, siendo una alternativa sustentable que no emite tóxicos al aire.

Cada vela PIEDRA DE LUNA contiene; el poder de la intención, la magia de los cuarzos y el amor con el que a mano se elabora.